17 septiembre 2008

Proyecto: Torre Residencial en Nueva York. Arquitecto: Wall-e



Un proyecto residencial desarrollado en descarada altura en pleno centro de Nueva York. No es algo muy común a día de hoy. Pero así lo han planteado Herzog y de Meuron, los ahora afamados arquitectos responsables del Nido de Pekín. Esta torre de cajitas unifamiliares desordenadas y dispuestas de cara a la galería que es esta ciudad en sí misma. A pie de calle uno podría imaginar que está ante una potencia de tres o cuatro plantas tan solo, pero soñar que levantas la cabeza y la gente sigue viviendo sobre el alcance de tu mirada parece que será una realidad. La arquitectura hay que pisarla y tocarla, pero desde el otro lado del charco y desde mi pantalla en concreto, puedo ver una aglomeración increíble de residuos.
Wall-e estaba programado para reordenar un caos creado por el ser humano tras miles de años de irresponsabilidad. Ahora, sus predecesores nos suponen al ser humano un residuo dentro de una inagotable fuente de energía como es la ciudad. ¿Somos residuo o respiro? Apostar por el hombre como tal dentro de la ciudad y no por los residuos que estamos creando es, sin duda, una fuente de oxígeno para las generaciones que nos seguirán.
Mi primera impresión de esta aún artificial imagen de la torre de 57 plantas, 143 viviendas y cercana a los 200 metros de altura , ha sido la de las montañas residuales que nuestro pequeño amigo Wall-e debía ir creando. Pero quizás este Jenga esconda mucho más y proponga una práctica del Espacio mucho más cercana al hombre en su rutina que la que el propio Neil Amstrong debió, supuestamente, sentir.

3 certezas:

akane dijo...

el otro día viendo unas fotos me acordé de ti... ¿conoces a Friedensreich Hundertwasser? a ver si te gusta...
nos vemos pronto!!!
un beseeeeeeete!!!

Mery dijo...

a mi personalmente me gustan más las torres que hacia Wall-e..
jajaja

un beso!

Mae dijo...

A mi me mola... La verdad!!!
Un beso.