19 febrero 2011

TUA Con un dedo de diamante [II]


T
ontUrbAcción IV

Ahora cuando camino por las calles no sabéis la cantidad de aceras que me quedo mirando. Creo que debe parecer que me falta un verano, o eso, o me falta de verdad. Aprovecho la ligera buena acepción que tuvo hace unas semanas la TontUrbAcción III para enseñaros este par de situaciones relacionadas con ellas. Supongo que no os molestará que, aunque sea de temática parcialmente repetida, os muestre lo que me parecieron.


Un calco de la situación rojiza del otro día... pero en este caso la historia era más fácil... Líneas paralelas y otras tantas perpendiculares que generan una retícula perfecta cargada de poesía... Pues bien, por no detenerse a contar los cuadraditos que componían la retícula [tres amigo, eran baldosas de tres por tres], ahora yo soy capaz de ver en ese lienzo a un camello en el desierto haciendo sus necesidades. Si es que el arte abstracto está a la orden del día. Me encantan los dedos de diamante, aunque en este caso cualquiera diría que se ha llevado a cabo con el codo.



Y ahora quiero hacer una exposición de una acera que también me llamó la atención [me falta un verano, ¿verdad?]. Esto es San Juan de Alicante, en los aledaños del Campo de Golf. Estuve hace una semana por allí merodeando, haciendo fotos e intentando visualizar un proyecto de la Escuela que me trae por el camino de la amargura, cuando de repente vi esto. Todavía no sé si me gusta o no, pero... ¡ponte tú a cortar las baldosicas una a una, con diferentes distancias entre frentes de pieza, y con el sol que debía caer aquel verano! Esto fue lo que pensé cuando lo vi. Vaya mérito. ¿He dicho ya que no sé si me gusta o no todavía? Es que me chirría un poco ver tanta línea juntita en la esquina, pero cuanto menos... es una solución CORRECTA. Eso es así, todo tiene sentido, guste más o menos. Lo que sí que sería discutible es si el esfuerzo de los operarios a quienes sus mujeres esperaban aquella tarde en casa aquel caluroso día... estaba justificado. Y todo para que luego pase el carril-bici bordee esa misma acera [parte derecha de la última fotografía] y hagan... PAM, ¡a tomar por el culo la curva!

Me lío, ¿eh? No sé que me está pasando últimamente... pero Bienvenido a la incertidumbre... ya no es lo que era.

2 certezas:

Cyranobix dijo...

Absolutamente genial, amigo. Disfruto repensando contigo las cosas. Esto de las aceras es estupendo, tanto, que ya lo las veo de la misma forma.

FranBlanco dijo...

Cyranobix!
Muchas gracias! Me alegro de que te animes a repensar cositas que en principio no deberíamos repensar, jeje, [creo que es algo que solo hacemos los locos de verdad]. ¡Pero tengo una duda! ¿Tenéis aceras en la Luna a estas alturas? jeje, un abrazo entusiasmado!