26 julio 2010

Raúl González Blanco



Hoy es un día diferente. Raúl González Blanco ha dicho adiós a su etapa como jugador madridista. Siempre será un aficionado más, un enamorado más de este equipo, y estoy seguro de que ocupará cargos importantes en el club, pero hoy ha sido ese último día en que hablaba como capitán blanco.

Quien me conoce un poquito, sabe que lo que yo siento por este hombre va más allá de la simple simpatía. No es amor, tampoco es devoción, ni tan siquiera es admiración. Es un estrecho vínculo que siempre he sentido hacia su nombre. Sí, hacia su nombre. No he tenido la suerte de conocerlo, y creo que probablemente así haya sido mejor. Desde que tengo uso de razón, recuerdo a aquel enclenque que correteaba por el campo con unas zancadas bastante imprecisas pero muy eficaces. Recuerdo a aquel joven descarado que se fue ganando el respeto de muchos. Recuerdo que Raúl, era el nombre que quería escuchar en los telediarios cuando me sentaba a cenar un domingo por la noche. Quería escuchar hablar de él. Quería verle aparecer cada sábdo sobre el campo para empujarle desde lejos a marcar más goles, para pelear cada balón; pero a Raúl nunca le hacía falta.

Tal y como él ha declarado, se marcha porque quiere seguir jugando al fútbol, quiere seguir luchando por cosas, y es es algo que yo siempre he apoyado desde mi insignificante posición. "Prefiero que se marche, quiero verle jugar", le decía yo a quienes me preguntaban sobre su marcha. Ahora, casi en el final del día de su despedida, empiezo a sentir que esas palabras me pesan. Empiezo a sentir cierto vértigo, no sé si arrepentimiento. Ver al Real Madrid no será lo mismo y deberé a aprender a ver a ese escudo corriendo por el campo sin la esperanza de que Raúl pueda salir a solucionar un partido o a regalarme tres o cuatro carreras. Mañana será un día diferente. Y sí, he de aceptarlo, creo que toda mi vida he sido un poco más raulista que madridista.

Pero esto es ley de vida, y creo que he disfrutado como los que más con todos los momentos que Raúl ha aportado al deporte. Entrega, deportividad y algo de talento, con eso le ha bastado para convertirse en uno de los mejores jugadores de la historia. Hasta pronto Raúl.

PD: ¡Me compro la camiseta del SHALKE 04 seguro! jeje
PD: Ahora tendrán que aguantarme mis cercanos comentar los partidos de un equipo "de Champions" de la Bundesliga... jeje

4 certezas:

Mae dijo...

Joeeee!!
Me ha encantado tu post... de verdad!
Creo que todos los que nos sentimos madridistas, hoy hemos visto como una figura muy importante del fútbol dejaba su equipo, el de toda la vida...
Tb tengo que decir, que para Raúl, ya no hay hueco en el Madrid, porque la juventud viene pegando muy fuerte, y la verdad, para estar en un banquillo, que disfrute fuera, y así, como tu dices, disfrutaremos nosotros tb viéndolo jugar.
Ayer Guti, hoy Raúl... uff, menos mal que Casillas sigue, que ya es de lo mas veterano, no??
Un beso guapo!!

Brto dijo...

Yo pienseo que el Real Madrid le debia haber hecho un Homenaje en el último partido. Que egoistas somos a veces!!

Khiara dijo...

Sabes que no soy "furgolera" pero sin Raúl no va a ser lo mismo...sin Guti, tampoco lo va a ser... y definitivamente cuando se vaya Casillas el Madrid dejará de ser el que nos acompañó durante tanto tiempo...

Besetes raulista!!

:D

aolivaresa dijo...

Una noticia muy triste la salida de Raúl, para mí y para todos los Raulistas, me ha parecido una verdadera guarrada lo que han hecho con Raúl, eso ni ha sido despedida ni nada de nada, después de lo que ha hecho en su carrera profesional por la entidad blanca, bueno desde aquí le doy las gracias por la trayectoria tan buena que ha llevado aquí en España como jugador del Real Madrid y como jugador de la selección, por las alegrías que nos ha dado con sus goles, sus victorias y su profesionalidad y le deseo todo lo mejor fuera de nuestras fronteras, AUPA RAÚL.
Salu2