06 agosto 2008

Un sofá por ti, otro por mí


Un sofá sólo, puede invitaros a sentaros a charlar. Dos sofás pueden invitarte a llamar a tres amigos, coger unas cartas y jugar a cualquier juego de nombre cambiado. Si sacas esos sofás a la calle, podrías hacer exactamente lo mismo pero invitando a los transeúntes a unirse a la partida. Busca tu lugar elegido, resguardado, poco transitado, agradable, adecuadamente situado fuera del alcance de los gritos del astro rey (especialmente en este verano tan caluroso)
Por último, cuando hayas disfrutado de tu propio espacio de estar, deja que los demás lo hagan. Confiarás en el respeto sobre lo ajeno y su uso adecuado, y te marcharás esperando que más personas jueguen a las cartas, tomen un par de cervezas y hablen de cosas importantes o simplemente del calor que hace.
Como veis en la calle existe la sensibilidad de experimentar, quizás esto sea demasiado soñar. Probablemente todos sepamos cómo ha ocurrido esta escena que en la imagen se ve. Yo le doy mi voto de confianza a la calle :) y soy más feliz

2 certezas:

marieta dijo...

Ese parque está bajo de mi casa, y en esos sofás veo a menudo a los chanclis.

Y entonces pienso que me gustaría con todas mis fuerzas y ganas ser chancli y sentarme ahí y ser feliz.

Pero nada, se me pasa pronto la idea :P

Das que pensar señor Fran.

Un besico!

Neo dijo...

A MI ME A GUSTADO EL COMENTARIO DE FRAN PERO LO QUE PASA QUE YO SIENDO MEDIO XANKLI NO ME SIENTO EN ESOS SOFAS NI DE COÑA TU SABES LA DE MIERDA K TIENEN K TENER?¿?

UN SALUDO DE UN XANKLI